Apareció en el cielo, una mujer vestida de sol, la luna de pedestal y coronada por doce estrellas.

Ap. 11, 19a


Sigue las celebraciones en Streaming... 



Haz un donativo a la parroquia...

Últimas Noticias

Hoy celebramos por tercera vez el dominto de la Palabra de Dios.
Sin duda, una ocasión para afianzar «en la vida personal, comunitaria y pastoral el valor de la Palabra de Dios y la inquietud por leerla, meditarla y convertirla en alimento para la vida personal, comunitaria y pastoral».
Que Esta Palabra sea verdadera guía para...

Hoy 22 de enero celebramos la festividad de San Vicente Mártir, patrón de la Archidiócesis de Valencia. Este joven aragonés fue martirizado en Valencia el año 304 d.C. Vicente, se mantuvo firme en la fe, motivo por el cual va ser condenado al martirio. Recordad... "A Sant Vicent de la roda... el dia creix un hora". En nuestra parroquia,...

Celebramos la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. Este año bajo el lema:" Hemos visto su estrella y venimos a adorarlo"
Oremos para que sea una realidad esta unidad.
En la celebración de la Eucaristía de nuestra parroquia tendremos cada día una petición especial por esta intención.

EVANGELIO del DOMINGO 30 de ENERO de 2022

Lectura del santo evangelio según san Lucas (4,21-30)

En aquel tiempo, Jesús comenzó a decir en la sinagoga:
«Hoy se ha cumplido esta Escritura que acabáis de oír».
Y todos le expresaban su aprobación y se admiraban de las palabras de gracia que salían de su boca.
Y decían:
«¿No es este el hijo de José?».
Pero Jesús les dijo:
«Sin duda me diréis aquel refrán: "Médico, cúrate a ti mismo", haz también aquí, en tu pueblo, lo que hemos oído que has hecho en Cafarnaún».
Y añadió:
«En verdad os digo que ningún profeta es aceptado en su pueblo. Puedo aseguraros que en Israel había muchas viudas en los días de Elías, cuando estuvo cerrado el cielo tres años y seis meses y hubo una gran hambre en todo el país; sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías sino a una viuda de Sarepta, en el territorio de Sidón. Y muchos leprosos había en Israel en tiempos del profeta Eliseo, sin embargo, ninguno de ellos fue curado sino Naamán, el sirio».
Al oír esto, todos en la sinagoga se pusieron furiosos y, levantándose, lo echaron fuera del pueblo y lo llevaron hasta un precipicio del monte sobre el que estaba edificado su pueblo, con intención de despeñarlo. Pero Jesús se abrió paso entre ellos y seguía su camino.